miércoles, 17 de junio de 2009

MITOS Y REALIDADES

El principal problema al que se enfrenta hoy en día una persona con altas capacidades es el de la incomprensión de la sociedad. Esto se debe al gran desconocimiento que existe sobre el tema de la superdotación intelectual.
Gran cantidad de errores se cometen con ellos a causa de la ignorancia, y esto incluye, lamentablemente a profesionales como docentes, psicólogos, psicopedagogos y médicos.
Yo misma he creído más de una de estas cosas. Pero mis ideas comenzaron a cambiar cuando empecé a incorporar información.
Es por eso que me parece importante comenzar a hablar, en este Blog, de los mitos y realidades que existen sobre las personas con talentos especiales.Superdotado talentoso gifted mitos realidades educación especial cedap fetc mensa creaidea genio brillante argentina dotación intelectual intelectualmente dotado
1. Los superdotados tienen solo ventajas y llegan a ser adultos exitosos

Al contrario de lo que se cree, el superdotado tiene tantos obstáculos con los que se enfrenta, que lo que podría suponer una ventaja, una inteligencia mucho más alta que la del resto, se convierte en un problema.

Estas son sus “ventajas”:

• Un sistema educativo totalmente inadecuado, al que no pueden adaptarse
• Una sociedad que, por desconocimiento del tema, por incultura, y por ignorancia, les ataca, les muestra indiferencia, y no apoya en absoluto su talento.
• La envidia de la que son objeto, y que generalmente es destructiva.
• La incomprensión a la que se ven sometidos.
• La marginación, por ser considerados raros y no compartir generalmente sus intereses.
• La constante competencia con ellos, producto de una sociedad con complejos de inferioridad que intenta demostrarles “que no son tan superiores", cuando ellos nunca piensan que lo son, ni les gusta que se piense esto sobre ellos.
• El sentimiento de soledad, por ser una minoría que no es reconocida ni bien aceptada socialmente, teniendo que ocultar que son superdotados, si no quieren ser objeto de ataques y desprecio por parte de los demás.

Las ventajas, también existen, sobre todo si se marchan a otros países donde el talento tiene todo el apoyo, para que puedan desarrollar su alto potencial. Un superdotado, en EEUU, con 14 años puede haber acabado una carrera y comenzar a investigar.
Es muy común que los superdotados, incluso los prodigios, no lleguen a ser eminentes en su vida adulta. Esto se debe principalmente a que, en la etapa educativa, no han podido desenvolverse en el ámbito que ellos necesitan. Si a esto le sumamos el rechazo de sus pares, muchas veces desarrollan un importante miedo a destacarse que les impide alcanzar el éxito.

2. Los superdotados son los que mejores notas sacan

La creencia de que el superdotado es el alumno que saca las mejores notas es un gran error. En algunos casos, ocurre así, pero en muchos otros oculta su capacidad, llegando incluso a repetir de curso o a abandonar los estudios antes de terminarlos. Es frecuente encontrar personas con alta capacidad que sufren fracaso escolar.
La causa: un sistema educativo que no está hecho para ellos, que no respeta su especial condición, cuando son alumnos que necesitan una educación especial. Son niños con capacidades diferentes a los que se insiste en tratar como niños comunes.

3. Los superdotados no quieren relacionarse con la gente porque se consideran superiores.

Muchas veces los niños con superdotación tienen intereses muy diferentes (de mucha más sofisticación) a los de los demás niños. Esto provoca que no encuentren compañeros con los que compartir actividades. Además, es muy común que sean rechazados por esa misma causa. Se los tilda de “nerds” o “bichos raros” y se los suele agredir verbal y hasta físicamente. Ellos responden a estas agresiones con el aislamiento.

4. Los superdotados son creados por padres ambiciosos muy estimuladores.

Los padres, por mucho que estén junto a sus hijos estimulándolos, animándolos y empujándolos, no crean la superdotación. Ésta es una característica innata y hereditaria. Los niños superdotados nacen con una fuerte necesidad de aprender y, son ellos los que demandan estímulos.

5. Los superdotados son personas envidiables

Si la gente conociera los problemas reales en los que se ven envueltos los superdotados a lo largo de la vida, no sentirían envidia alguna. Sin duda el ser más inteligente tiene sus ventajas, pero la realidad es que estas personas tienen que lidiar con grandes obstáculos emocionales, educativos, laborales, etc. causados, principalmente por la ignorancia de las personas que los rodean.

6. Los superdotados saben que lo son

La mayoría de superdotados no saben que lo son, ni son detectados como tales, ni en el colegio, ni en la sociedad. Se percibe que son diferentes, que son inteligentes, pero nunca se piensa que sean superdotados. La mayoría de los psicólogos y psicopedagogos, realizan diversos tests en los que aparecen los síntomas de superdotación, pero dada su ignorancia no saben reconocerlos.

7. Ocultarle a alguien que es superdotado le va a evitar problemas ya que una vez que lo sepa se sentirá diferente.

Al contrario, un superdotado se da cuenta de que es distinto a los demás, generalmente a edades muy tempranas, pero no comprende por qué. Esto representa para el superdotado una carga, porque esa diferencia no solo no es aceptada, ni comprendida, ni tolerada por los demás, si no que además suele generar envidia.
De hecho, es frecuente que el diagnóstico represente un alivio al dar explicación a sus dificultades.
Cuando un superdotado descubre que esa diferencia se debe a su alta capacidad intelectual, no lo cree, dada la falsa idea que existe de que para un superdotado todo es más fácil, cuando es todo lo contrario; y de que siempre será el mejor en todo, lo cual no resulta así en la realidad.

8. Los superdotados no necesitan ayuda, pueden hacerlo todo solos.

No necesariamente una mente brillante es capaz de encontrar su propio camino. Aunque los niños brillantes poseen capacidades excepcionales, muchos no pueden sobresalir sin asistencia. Necesitan ayuda académica pero también emocional (entendimiento, aceptación, apoyo y aliento).
Ven el mundo de una manera no tradicional. Ven cosas que los otros no ven ni imaginan. También tratan de hacer las cosas de un modo distinto. Pueden ver muchas posibilidades y soluciones alternativas dentro de una situación. Esto puede causar tensión. Exhiben un alto nivel de energía inusual y pueden necesitar menor cantidad de horas de sueño.
Como su nivel de actividad puede ser tan alto, algunas veces se los diagnostica erróneamente como hiperactivos e incluso se les llega a dar medicación.
Los niños superdotados tienen un ritmo de aprendizaje más rápido y complejo, lo que no quiere decir que no necesiten una persona que los guíe. Es cierto que alcanzan una mayor autonomía y que suelen ser autodidactas, pero también necesitan ser premiados y que se valoren sus logros.
Si no reciben la educación especial que necesitan ni la motivación adecuada, no pueden desarrollar ese alto potencial que poseen, y lo que podría ser una ventaja, se convierte en un gran problema.
En un aula normal, es tal el grado de aburrimiento que puede alcanzar un superdotado, que le crea una profunda frustración. También necesita ayuda para ser comprendido y para aprender a relacionarse con los que tienen mucha menor capacidad que ellos.

9. Los niños superdotados suelen pertenecer a clases sociales altas

Existe la falsa creencia de que los superdotados solo pueden encontrarse en estratos sociales con medios económicos adecuados a sus necesidades.
Si bien una adecuada estimulación desde las primeras edades puede favorecer el desarrollo óptimo de las potencialidades de los niños con altas capacidades, la investigación muestra que en ambientes desfavorecidos también pueden encontrarse niños con talento. Ellos necesitarán de programas adecuados una vez que han sido identificados.

10. Brindar a los superdotados programas educativos especiales es algo elitista

Afirmar esto sería equivalente a decir que brindar educación especial a los niños con síndrome de down es algo elitista. Una educación especial necesaria no es, en ningún caso, un privilegio, sino una necesidad que el sistema educativo está obligado a cubrir.
Según el diccionario, “elitista” significa “sistema que beneficia a una minoría privilegiada, aunque sea en perjuicio del resto de la sociedad”.
Yo me pregunto ¿en qué puede perjudicar al resto de la sociedad el hecho de que los superdotados reciban educación especial? Muy por el contrario, la humanidad entera podría verse beneficiada si estos niños pudieran desarrollar al máximo sus habilidades y convertirse en profesionales exitosos (científicos, inventores, etc.).
Pero mientras que para los infradotados existen colegios especiales y esto es considerado algo lógico y normal, cuando se habla de crear colegios o programas para superdotados, se considera erróneamente elitista. A los alumnos que tienen un ritmo de aprendizaje menor, no se les obliga a pasar por un sistema en el que es imposible que encajen. Sin embargo, a las personas con un ritmo muy superior, con el falso argumento del elitismo, entre otros, no se les ofrece educación especial alguna, y se les obliga a bajar su nivel hasta límites que resultan frustrantes. Es como si a cualquiera de nosotros se nos obligara a estudiar en el nivel educativo en un aula de infradotados ¿quién lo soportaría?
El problema se agrava cuando estos niños, al no soportar dicha situación, comienzan a tener serios problemas de socialización, de aprendizaje o de conducta. En estos casos, generalmente los padres consultan psicólogos que no están debidamente informados, obteniendo diagnósticos erróneos y sumamente perjudiciales.

11. Crear programas especiales para niños superdotados, es un error, puesto que estamos impidiendo que se desarrollen a un ritmo normal, el propio de su edad

Cada sujeto necesita desarrollarse al máximo de sus posibilidades, siempre teniendo en cuenta las características que lo definen como una persona única. No ofrecer esa oportunidad a las personas que sobresalen en un talento, sería lo mismo que negársela a aquellos que tienen dificultades o problemas de aprendizaje.
Por otra parte estos niños, por su naturaleza, poseen mentes inquietas difíciles de “frenar”. No pueden, ni aunque lo intenten, asumir el ritmo de aprendizaje de los demás niños de su edad. Exigirles esto es sumamente perjudicial.
En general los niños gifted empiezan la escuela muy entusiasmados. Pero con frecuencia pierden el entusiasmo muy rápidamente. Para pasar el tiempo algunos molestan, los que no quieren molestar buscan otras actividades como leer, dibujar, mirar por la ventana, contar los dientes con la lengua, escribir para atrás, etc.


Bibliografía consultada

- CTY España - Identificación del talento: Cómo reconocerlo – Mitos y Realidades.
- CEDAP – Zona Pediátrica – Mitos sobre superdotados. Lic. Mariela Vergara Panzeri.
- Guiadepsicologia.com - Falsos Mitos y estereotipos del niño superdotado.
- telepolis.com - Distrito superdotados - Falsos mitos e ideas sobre los superdotados. Vicenta Nieves.